17 julio,2024
InicioAnimación Bíblica"Es lícito pagar el tributo al César"

«Es lícito pagar el tributo al César»

DOMINGO 29 DURANTE  EL AÑO  

Mensaje del profeta Isaías 45, 1, 4-6

Ciro, rey de los persas, está a punto de acabar con el imperio babilónico. Una vez que sus ejércitos conquistan la capital babilónica (en el 539 a.C.) este rey libera a un gran número de naciones, que habían sido reducidas a la esclavitud por Babilonia. Y entre ellas está el pueblo de Israel. El profeta anuncia su liberación que restituirá al pueblo su tierra y su templo. Sin reparo atribuye a Ciro rey de Persia, una vocación equivalente a la de los reyes y de los profetas en Israel, se llega incluso a considerar a Ciro como el «Ungido» de Dios, título originariamente reservado al rey (cf. 1 S 9. 26) que se convierte además en un título mesiánico («Ungido»=»Mesías»). Esta aplicación que se hace a un rey extranjero puede resultar sorprendente,.

Sin embargo a través de esta acción que Dios es también Señor de todos los pueblos, Señor de todos los acontecimientos, y puede disponerlos como conviene para manifestar su proyecto de salvación. Para el Profeta Dios está presente en el mundo y para realizar sus designios sobre la humanidad, puede suscitar personas que sin conocerle  trabajan para Él sin que ellos lo sepan (vv. 4-5).

Textos paralelos

Is 41,1-5; 2 Sam 7,22; Is 40,25; 44,6.

Mensaje de la carta 1 Tesalonicenses 1, 1-5b

La primera carta a los Tesalonicenses parece ser el escrito cristiano más antiguo de los que han llegado hasta nosotros. El saludo inicial es colectivo: Pablo, Silvano y Timoteo saludan a la Iglesia de los tesalonicenses (1,1).

La predicación del evangelio había dado fruto en esta ciudad, donde se constituyó una comunidad de creyentes. Comunidad que se convirtió de adorar ídolos a Dios, es decir, para servir al Dios vivo y verdadero. Los remitentes de la carta dan ante todo gracias a Dios en sus plegarias, haciendo constante memoria de ellos por su fe, su caridad y su esperanza, que los demuestran en obras. Su respuesta al anuncio del Evangelio que a pesar de las dificultades y tribulaciones su fama se había extendido, convirtiéndose en modelo para los creyentes de lugares cercanos (v 8).

El trabajo de san Pablo y de su equipo no fue vano en Tesalónica. Porque no fue pura palabrería, sino «manifestación del poder del Espíritu» (cf. 1 Co 2. 13). Ellos mismos pudieron comprobar entonces lo que más tarde diría Pablo a los romanos: que «el evangelio es fuerza de Dios para salvar a los creyentes» (Rm 1. 16). Y si ahora continúan siendo fieles al Evangelio es porque tuvieron la experiencia profunda e inolvidable de la fuerza de Dios en la predicación apostólica.

Textos paralelos

Hch 15,22; 16,1; 2 Tes 1,1s.

Mensaje del evangelio san Mateo 22, 15-21

En el Evangelio, hace parte de las controversias de Jesús con los representantes de los diferentes grupos religiosos y políticos del judaísmo de la época (cf. Mt 21,23-22,40). El único interés que tienen las autoridades religiosas es tender una trampa a Jesús, el turno es ahora de fariseos y  herodianos, que luego de conspirar contra el Señor envían a sus discípulos, quienes se acercan a Jesús haciendo alabanza de sus enseñanzas, mencionando que lo hacía con autoridad, y que no se fija en la condición de las personas. Estos elogios sin duda refleja la figura de un Maestro integro, honesto e incorruptible, con estas palabras quieren provocarle para que dé una respuesta a un tema tan controversial como es el del tributo.

Sin embargo se pone en evidencia las malas intenciones de quienes le preguntan, desvelando la hipocresía que esconden tras sus alabanzas. Primero, porque el interés de éstos no está en la respuesta, sino en poder acusar a Jesús, se han cerciorado que cualquiera que fuese la respuesta de Jesús, tendrían la oportunidad de acusarlo por sus palabras, en todo caso según lo que respondiese, podía ser considerado un traidor de su pueblo, o entrar en conflicto con el imperio romano.

Jesús no responde como los discípulos de los dirigentes judíos esperarían, es decir, que su respuesta hace referencia a un hecho incontrovertible. Lo que pertenece al César se le tiene que devolver. Es evidente que Jesús no ve en ello ningún problema, solo hace constar lo que es un hecho. Lo que en última instancia es importante, es dar a Dios lo que es de Dios, aquí Jesús se pronuncia con firmeza, que debe buscarse primero a Dios y su Reino, en tal caso, pasan a un segundo plano las demás cosas, las que hacen referencia a los alimentos, el vestido (cf. 5,39-42) así como el pago del tributo.

Textos paralelos

Mc 12,13-17; Lc 20,20-26; Rm 13,7

Por: Javier Silva Aparicio

Responsable de la Sección de Animación Bíblica

Área de Evangelización – CEB

Articulos Recientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DESTACADO

Comentarios Recientes

Pamela Arnez Aguilar en Domingo 14 Durante El Año
Pamela Arnez Aguilar en Los cantos de la Eucaristía
Pamela Arnez Aguilar en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Ma. Fuencisla Sanz en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Carlos Ernesto Rojas Zambrana en Domingo Solemnidad Ascensión del Señor
María del Carmen Patiño Nogales en ¿Es necesario una cultura cristiana en Bolivia?
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 5 de Pascua
Rodrigo en Domingo 4 de Pascua
Javier Flores en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 3 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Vía Crucis para niños misioneros
Pamela Arnez Aguilar en Jueves Santo de la Cena del Señor
Wilson Gonzalo Soria Paz en Jueves Santo de la Cena del Señor
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Luis Fernando Camiña Moye en Domingo Primero de Adviento
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención