21 julio,2024
InicioDestacadoDomingo 9 Durante El Año

Domingo 9 Durante El Año

2 de junio 2024

EVANGELIO: Mc 2,23-3,6. El sentido de la ley es salvar la vida del hombre. En este evangelio, Jesús se enfrenta con los fariseos por dos hechos que aparentemente contravienen la observancia de la ley del sábado, día en el cual, por ser sagrado, no se debía hacer ningún trabajo ni, según la interpretación rigurosa farisea, un esfuerzo equivalente.  Por eso, el hecho de que los discípulos, en ese día, arrancaran espigas para comer y que Jesús mismo curara, también en sábado, a un hombre con mano paralítica, era motivo suficiente para que se confabularan fariseos y herodianos y maquinaran ya la muerte de Jesús. Pero la luz de Cristo y su libertad de interpretación de la ley, siempre a favor del hombre, no se deja amedrentar por las amenazas de los adversarios y nos da la clave de interpretación de toda ley: “El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del Hombre es señor también del sábado”. La gloria de Dios está siempre en el bien del hombre. No se trata de exaltar al hombre constituyéndolo en el centro del mundo. Se trata de conocer más a fondo el corazón de Dios, que muestra siempre su misericordia liberadora.

CANTO DE ENTRADA: “Como una gran familia”

    SOL                 RE       SOL

Como una gran familia, Señor,

            RE        SOL      DO

hoy venimos a Ti: escucha el grito

             RE      mi

de tu pueblo, oye su voz.

DO           RE            mi

Danos tu pan y tu palabra;

DO                  RE              mi

guárdanos siempre en el amor.

Poco tenemos que ofrecer:

sufrimiento y dolor;

mucho tenemos que pedir, mucho, Señor.

Tú nos reúnes junto a tu mesa:

con nosotros estás;

lleva al Padre nuestra plegaria, Cristo Jesús.


ACTO PENITENCIAL “Perdón, perdón”

LA           MI         RE            LA

Perdón, perdón, perdóname Señor.

         RE      LA          MI            LA

Ante Ti yo pequé; perdóname, Señor.

la                                    re

Mi pecado yo bien lo conozco

         SOL                                DO

y mi falta no se aparta de mi mente.

            la                 re                  FA MI LA  

Contra Ti, Señor, contra ti Señor, yo pequé.

En pecado me concibió mi madre,

y Tú vez que malo soy de nacimiento,

Tú que eres rectitud de corazón,

enséñame en secreto lo que es sabio.

Te presento un corazón contrito,

no me rechaces lejos de tu rostro.

Rocíame con agua y seré limpio,

lávame y seré blanco cual nieve.

Que mi alma quede limpia de malicia,

purifícame, Tú de mi pecado;

de la muerte líbrame, Señor

y mi lengua tu justicia aclamará.


GLORIA “Gloria al Señor, Aleluya”

MI             SI7

Gloria al Señor, aleluya.

                  MI

Gloria al Señor, aleluya.

                  SI7

Gloria al Señor, aleluya.

                  MI

Gloria al Señor.

   MI

Alabemos al Padre que está en los

   LA               SI7  MI

cielos ¡Gloria al Señor!

Alabemos al Hijo que nos ha

salvado. ¡Gloria al Señor!

Al Espíritu Santo que nos ilumina.

¡Gloria al Señor!


SALMO RESPONSORIAL 80, 3-8a. 10-11b

R.  Cantemos con júbilo al Señor, que es nuestra fuerza.

Entonen un canto, toquen el tambor,

y la cítara armoniosa, junto con el arpa.

Toquen la trompeta al salir la luna nueva,

y el día de luna llena, el día de nuestra fiesta. R.

Porque ésta es una ley para Israel,

un precepto del Dios de Jacob:

Él se la impuso como norma a José,

cuando salió de la tierra de Egipto. R.

Oigo una voz desconocida que dice:

“Yo quité el peso de tus espaldas

y tus manos quedaron libres de la carga.

Clamaste en la aflicción, y te salvé”. R.

“No tendrás ningún dios extraño,

no adorarás a ningún dios extranjero:

Yo, el Señor, soy tu Dios,

que te hice subir de la tierra de Egipto”. R.


CANTO DE LAS OFRENDAS “El mundo con sus sufrimientos”

                           FA

El mundo con sus sufrimientos

           SOL                DO

lleva en su pecho su lamento,

        SOL               DO

su canto se alza en nuestro templo,

         mi          la

su caminar y su progreso.

Con este pan que será Cristo,

recibe, Señor, el tormento

del odio, del hambre y el llanto,

da tu paz a todo el mundo.


SANTO: “Santo” (Cueca)

si                                      SOL

Santo, santo, santo, santo es el Señor.

 LA                   RE      FA#          si

Santo, santo, santo, santo es el Señor.

Llenos están los cielos

y la tierra de tu gloria.

LA                           RE

¡Bendito es el que viene

          FA#             si

en el nombre del Señor!

LA                 RE             FA#            si

Que brille y resuene la presencia del Señor.


CORDERO: “Cordero de Dios” (VSJ 555; ER 2204)

mi     RE           mi

¡Oh Cordero de Dios!

               RE      mi  RE        mi

Tú que quitas el pecado del mundo:

mi        RE        mi

ten piedad de nosotros. (2-3)

Oh Cordero de Dios,

                                                      mi  RE       mi

Tú que quitas el pecado del mundo: danos la paz.


CANTO DE COMUNIÓN “Cristo nos da la Libertad”

     RE                           LA7 RE

Cristo nos da la libertad,

 RE                          SOL     RE

Cristo nos da la salvación,

  si                    SOL        RE

Cristo nos da la esperanza,

  fa#             si   LA7  RE

Cristo nos da el amor. (2-4)

 RE            SOL               LA             RE

Cuando luche por la paz y la verdad, la encontrare;

                SOL                      LA                RE

cuando cargue con la cruz de los demás,

       LA7  RE

me salvaré.

    si            SOL          RE

Danos, Señor, tu Palabra,

  fa #     si       LA7   RE

oye, Señor mi oración.

Cuando sepa perdonar de corazón, tendré perdón;

cuando siga los caminos del amor, veré al Señor.

Danos, Señor, tu Palabra,

oye, Señor, mi oración.


CANTO FINAL: “Madre de los pobres”

MI                do#                fa#                SI

Madre de los pobres, los humildes y sencillos,

               MI             LA              MI       SI7           MI

de los tristes y los niños que confían siempre en Dios.

MI                                       SI7         MI

Tú, la más pobre, porque nada ambicionaste,

                                     fa#           SI7

tú, perseguida, vas huyendo de Belén.

MI                                   SI7                       MI

Tú, que en un pesebre ofreciste al Rey del cielo,

SI7           MI             SI7           MI

toda tu riqueza fue tenerlo sólo a Él.

Tú, en sus manos sin temor te abandonaste,

tú, que aceptaste ser esclava del Señor,

vas entonando un poema de alegría:

“canta, alma mía, porque Dios me engrandeció”.

Articulos Recientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DESTACADO

Comentarios Recientes

Pamela Arnez Aguilar en Domingo 14 Durante El Año
Pamela Arnez Aguilar en Los cantos de la Eucaristía
Pamela Arnez Aguilar en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Ma. Fuencisla Sanz en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Carlos Ernesto Rojas Zambrana en Domingo Solemnidad Ascensión del Señor
María del Carmen Patiño Nogales en ¿Es necesario una cultura cristiana en Bolivia?
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 5 de Pascua
Rodrigo en Domingo 4 de Pascua
Javier Flores en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 3 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Vía Crucis para niños misioneros
Pamela Arnez Aguilar en Jueves Santo de la Cena del Señor
Wilson Gonzalo Soria Paz en Jueves Santo de la Cena del Señor
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Luis Fernando Camiña Moye en Domingo Primero de Adviento
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención