20 julio,2024
InicioAnimación BíblicaMEDITANDO LAS LECTURAS DEL DOMINGO DE LA PALABRA

MEDITANDO LAS LECTURAS DEL DOMINGO DE LA PALABRA

EL TIEMPO SE HA CUMPLIDO (Mc 1,15)

Lectura del Profeta Jonás 3,1-5. 10.

Dios llama por segunda vez a Jonás es llamado por Dios. La primera vez lo había enviado como profeta a Nínive para que se convierta, el profeta reacciona al estilo de otros profetas: se resiste, y pretende huir en vano de la acción de Dios. Ahora tiene la misión de ir nuevamente a Nínive, ciudad que significa para los israelitas el símbolo de opresión e injusticia (cf. Jo 1, 2), debido a que años atrás Asiria había invadido la parte norte del territorio de Palestina, llegando a dominarla y exilar a todos sus habitantes.

El anuncio de Jonás es breve: «Dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada». El número 40 como se sabe, significa un tiempo de espera, de preparación, tiempo propicio para el arrepentimiento (40 días duró el diluvio, 40 años es la travesía por el desierto).

Los habitantes de Nínive se arrepienten y se convierten, hacen penitencia y cambian de actitud en cuanto oyen la predicación del profeta. Lo que genera sorpresa y un contraste con el pueblo de Israel que no quiere escuchar a Dios ya que muchas veces no ha hecho caso de las advertencias y no ha creído en las promesas de Dios, mientras que uno de sus enemigos se convierte con humildad y fervor.

Y ante este cambio de los ninivitas de su mala conducta, Dios también se vuelve de la anunciada amenaza y concede su perdón. La justicia y la misericordia de Dios son más grandes que los anuncios de condena. Esto muestra el universalismo del amor de Dios a todos los pueblos sin excepciones.

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 7,29-31.

En la segunda lectura el Apóstol anuncia algunas consecuencias de la brevedad del tiempo, que es apremiante y nadie puede instalarse en él sin que le preocupe nada. Advierte que todos los estados de vida que hacen parte de la Iglesia deben estar atentos a las consecuencias; san Pablo hace referencia a todas sus actividades y formas de conducta en forma de contraste a la que le añade un factor negativo: llorar, como si no se llorase; estar casado, como si no se tuviese mujer; comprar como si no se poseyera nada, etc. Todos los bienes que poseemos y necesitamos en este mundo debemos poseerlos y utilizarlos sin apegarnos a ella, tal que en cualquier momento podamos renunciar a ellos en cualquier momento, porque el tiempo apremia y la frágil figura de este mundo se termina. Toda nuestra es pasajera, así como el tiempo tiene la condición de que en cualquier momento se nos privara de él.

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 1,14-20.

Jesús comienza su misión después que Juan fue entregado (paradothenai). Luego del arresto del profeta, Jesús se marcha a Galilea un pueblo alejado de Jerusalén, región habitada por gente pobre. Es desde este lugar que empieza a proclamar la Buena Nueva de Dios (recuerda los entusiastas anuncios del profeta Isaías 40,9; 41,27; 52,7; 60,6; 61,1-2).

Jesús anuncia que el tiempo está ya maduro, se ha cumplido el plazo, ha llegado el tiempo. En el idioma griego se tiene dos palabras para designar el “tiempo”. El “Kronos”, que designa al tiempo que pasa cotidianamente, y el “Kairos”, que hace referencia al momento propicio, un tiempo decisivo, indica un momento, una oportunidad única. A esto se refiere san Marcos cuando hace referencia a que: “el tiempo se ha cumplido”. Por tanto, lo que Jesús anuncia es algo trascendental, y es que el Reino de Dios está cerca como ya se había anunciado en las Escrituras (cf. Is 52,7; Dn 7,13-14.27; Sal 93-99). La presencia del Reino de Dios denota algo realmente extraordinario porque exige un cambio radical de la persona.

Para san Marcos la adhesión a Jesús requiere tres actitudes:

a). Conversión: es el cambio de conducta, como se relata en la primera lectura, donde los ninivitas se convirtieron casi de forma inmediata ante el anuncio de Jonas. Se debe tomar muy en cuenta que esta conversión se manifiesta con señales de arrepentimiento, en hechos concretos: «se convertían de su mala vida». Entonces Dios desiste del castigo que había resuelto infringir a la ciudad. La conversión alude a un cambio de mentalidad, a “tener otros criterios de los que se tenía”, y de “una diferente forma de pensar”. que en el anuncio de Jesús se convierte en un principio fundamental para recibir y hacerse parte del Reino de Dios, que está ya presente.

La conversión a su vez implica seguimiento, es así que en los vv. 16-20 san Marcos nos presenta la llamada a cuatro pescadores, que constituirán el grupo de los Doce discípulos del Señor. A orillas del mar de Galilea, lugar donde se repetirán varias escenas de vocación (2,13; 3,7; 4,1; 5,1.13.21; 7,31).

b). Seguimiento: significa hacerse discípulo de Jesús, que implica un profundo acto de desprendimiento. Como se afirma en la llamada de Pedro y Andrés, donde se dice que dejaron las redes, mientras que cuando llama a Santiago y su hermano Juan, estos dejaron la barca donde trabajaban incluido a su padre. Para ser discípulo del Señor se debe dejar el oficio que habitualmente se desempeñaba y que le daba seguridad tanto económica como social, incluso se deja la familia que representa la raíz, la identidad de la persona. Este seguimiento se expresa con dos expresiones “dejar y seguir,” lo que significa que el discípulo no se debe instalar en un solo lugar, sino que ha de estar en movimiento, es hacer camino detrás del Maestro, entrando en la dinámica misionera pues el Señor les afirma que en adelante “serán pescadores de hombres.”

c). Creer: no es una simple aceptación intelectual de un mensaje o de una doctrina, sino “un impulso de confianza y de abandono por el cual la persona renuncia a apoyarse en sus pensamientos y fuerzas, para abandonarse a la palabra y al poder de Aquel en quien cree” (BJ, 1998, p. 1.434). El Evangelio es la Buena Nueva que Dios envía al mundo y que Jesús nos da a conocer; fundamentalmente hace referencia a la llegada del Reino, pero es también todo aquello que Jesús irá revelando, de parte de Dios, a lo largo de su misión.

Por: Javier Silva Aparicio

Responsable de la Sección de Animación Bíblica

Área de Evangelización – CEB

Articulos Recientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DESTACADO

Comentarios Recientes

Pamela Arnez Aguilar en Domingo 14 Durante El Año
Pamela Arnez Aguilar en Los cantos de la Eucaristía
Pamela Arnez Aguilar en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Ma. Fuencisla Sanz en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Carlos Ernesto Rojas Zambrana en Domingo Solemnidad Ascensión del Señor
María del Carmen Patiño Nogales en ¿Es necesario una cultura cristiana en Bolivia?
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 5 de Pascua
Rodrigo en Domingo 4 de Pascua
Javier Flores en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 3 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Vía Crucis para niños misioneros
Pamela Arnez Aguilar en Jueves Santo de la Cena del Señor
Wilson Gonzalo Soria Paz en Jueves Santo de la Cena del Señor
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Luis Fernando Camiña Moye en Domingo Primero de Adviento
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención