17 julio,2024
InicioFormación“Los seguidores del Camino” (Hch 9,2)

“Los seguidores del Camino” (Hch 9,2)

Encuentros de formación misionera en torno a Hechos de los Apóstoles

Texto: Hechos 19,8-10

Pablo después entró en la sinagoga, y durante tres meses habló abiertamente, discutiendo de modo convincente sobre el Reino de Dios.

Pero, como algunos se endurecían y se negaban a creer y difamaban el Camino ante la gente, Pablo se apartó de ellos, llevó consigo a los discípulos y siguió discutiendo diariamente en la escuela de un tal Tirano.

Esto duró dos años, de modo que todos los habitantes de Asia, judíos y griegos, escucharon la Palabra del Señor.

Estudiando y meditando

El Apóstol Pablo regresa a Éfeso y allí se queda por dos años y tres meses. Durante los tres primeros meses predica en la sinagoga, ganándose el rechazo de los judíos, los siguientes dos años enseña en la escuela de un tal Tirano. El resultado de la predicación y las enseñanzas del Apóstol es que “Todos los habitantes de Asia, judíos y griegos, escucharon la Palabra del Señor” (Hch 19,10).

El movimiento de Jesús es identificado como “los del camino”. Jesús mismo se llamó “el Camino”: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (cf. Jn 14,6ss). ¿Qué importancia tiene esta forma de llamar al movimiento de Jesús, a sus discípulos?

El “Camino” designa la conducta del discípulo o de la comunidad de creyentes. Es una comunidad que está en movimiento, que sale al encuentro, que se adentra en las vicisitudes del viajero, que quiere encontrarse con diversas realidades.

El texto bíblico indica que Pablo predica sobre el Reino de Dios, la realidad y a la vez horizonte de la vida cristiana; así los discípulos mirando hacia el horizonte, mirando a lo lejos, deben poner atención a los pasos que dan y a lo que encuentran en el camino. Así como el samaritano de la parábola (Lc 10,25-37), que “mira a quien está a la vera del camino” y “se deja inundar por la misericordia”, el discípulo del camino debe “ver y tener compasión” sobre todo por quienes la sociedad ha descartado y dejado fuera.

Profundizando

La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. «Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear!” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium 24).

Reflexionemos:

¿A qué nos impulsa el testimonio de los primeros cristianos? ¿Somos nosotros también “los del camino”? ¿Estamos abiertos al diálogo con los que “no son de los nuestros”?

Celebrando

  1. Leemos nuevamente el texto bíblico. Después de un momento de silencio, compartimos la frase del texto bíblico que más nos llama la atención y cómo la asumimos en nuestra vida.
  2. Oramos con la oración que el Papa Francisco ofrece en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium.

Virgen y Madre María,
tú que, movida por el Espíritu,
acogiste al Verbo de la vida
en la profundidad de tu humilde fe,
totalmente entregada al Eterno,
ayúdanos a decir nuestro “sí”
ante la urgencia, más imperiosa que nunca,
de hacer resonar la Buena Noticia de Jesús.

Tú, llena de la presencia de Cristo,
llevaste la alegría a Juan el Bautista,
haciéndolo exultar en el seno de su madre.
Tú, estremecida de gozo,
cantaste las maravillas del Señor.

Tú, que estuviste plantada ante la cruz
con una fe inquebrantable
y recibiste el alegre consuelo de la resurrección,
recogiste a los discípulos en la espera del Espíritu
para que naciera la Iglesia evangelizadora.

Consíguenos ahora un nuevo ardor de resucitados
para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte.

Danos la santa audacia de buscar nuevos caminos
para que llegue a todos
el don de la belleza que no se apaga.

Tú, Virgen de la escucha y la contemplación,
madre del amor, esposa de las bodas eternas,
intercede por la Iglesia, de la cual eres el icono purísimo,
para que ella nunca se encierre ni se detenga
en su pasión por instaurar el Reino.

Estrella de la nueva evangelización,
ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión,
del servicio, de la fe ardiente y generosa,
de la justicia y el amor a los pobres,
para que la alegría del Evangelio
llegue hasta los confines de la tierra
y ninguna periferia se prive de su luz.

Madre del Evangelio viviente,
manantial de alegría para los pequeños,
ruega por nosotros. Amén. Aleluya.

 

  1. Se hacen peticiones espontáneas.
  2. Cada uno expresa un compromiso de vida.

Preparando el próximo encuentro
En el próximo encuentro reflexionaremos en torno a Hechos 4,32-35, un testimonio eclesial de las primeras comunidades cristianas.

Articulos Recientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DESTACADO

Comentarios Recientes

Pamela Arnez Aguilar en Domingo 14 Durante El Año
Pamela Arnez Aguilar en Los cantos de la Eucaristía
Pamela Arnez Aguilar en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Ma. Fuencisla Sanz en Hoy recordamos a san isidro Labrador
Carlos Ernesto Rojas Zambrana en Domingo Solemnidad Ascensión del Señor
María del Carmen Patiño Nogales en ¿Es necesario una cultura cristiana en Bolivia?
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 5 de Pascua
Rodrigo en Domingo 4 de Pascua
Javier Flores en Domingo 4 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Domingo 3 de Pascua
Pamela Arnez Aguilar en Vía Crucis para niños misioneros
Pamela Arnez Aguilar en Jueves Santo de la Cena del Señor
Wilson Gonzalo Soria Paz en Jueves Santo de la Cena del Señor
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Pamela Arnez Aguilar en Domingo Primero de Adviento
Luis Fernando Camiña Moye en Domingo Primero de Adviento
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención
Pacci nanet AlipazLeuteneger en Curso: Formando Apóstoles de la Prevención